TRASTORNOS DEL HABLA

 

 

INTRODUCCIÓN

 

En nuestras sociedades se concede un alto significado a la comunicación verbal y a la facilidad con que el niño utiliza las palabras llegando a concedérsele al lenguaje un papel decisivo en el desempeño de la inteligencia. Aquellos niños que no utilizan el lenguaje como sus compañeros son percibidos como “diferentes”. Estos niños hacen grandes esfuerzos por aprender pero sus esfuerzos para comunicarse contrastan con los esfuerzos que realizan con sus compañeros. En las conversaciones, su atención se desvía de lo que quieren decir. Alrededor de 2º curso de primaria sus compañeros de clase comienzan a ridiculizarles.

            La adaptación social requiere que todos los niños aprendan a hablar de una forma “correcta”. Cuando no es así siguen programas remediales que ofrecen logopedas en las escuelas, clínicas, hospitales, centros residenciales de tratamiento, etc. Un trastorno en la voz o en el lenguaje puede ser el único déficit del niño. Sin embargo, en más frecuente que este trastorno esté asociado con Deficiencia Mentales, Trastornos Emocionales o Deficiencia Auditiva.

            Los niños con múltiples deficiencias presentaban riesgo para el lenguaje, sobre todo si no se relacionaban con otros niños o adultos, ya que la poca estimulación que pueden tener no es suficiente para el desarrollo de estos niños.

              Lo primero y más primordial es que el niño tenga una base o unas estrategias donde pueda apoyarse, para poder comunicarse con los demás, así como los demás puedan comunicarse con él. De esta manera estaremos favoreciendo el desarrollo y maduración del niño.

            Trabajos que han sido realizados con bebés, han dado como resultado que la estimulación precoz y los ambientes favorables u óptimos mejoraban bastante las dificultades de conseguir la comunicación.

            La primera responsabilidad del equipo de evaluación infantil, sería determinar los posibles problemas del niño y la extensión de los handicaps. Puesta siempre en conocimiento de los padres.

              La segunda responsabilidad, pero no por ello menos importante, es la atención de los padres durante los primeros meses de vida, y posteriormente, además de la preocupación por los cuidados físicos de, como alimentar al bebé, como atenderle, etc. También es necesario guiar a los hijos a través de las etapas prelingüísticas de la comunicación.

              Se podrían dar tres razones fundamentales que los especialistas deben dar para poder formar e informar a los familiares de los niños con algún tipo de deficiencia:

              1.- El habla es un indicador del desarrollo del niño y forma parte de una formación global del desarrollo.

              2.- La motivación y poder reforzar situaciones de aprendizaje. También podemos detectar posibles problemas del lenguaje, y así poder hacer una rápida intervención.

              3.- Una evaluación infantil está por determinar el tipo aumentativos o alternativos para la comunicación. 

            Desde los primeros meses de vida tanto los padres como los especialistas deberán estimular el desarrollo vocálico del niño.

              Los recién nacidos son sujetos que perciben la estimulación del entorno donde se encuentran. Estos estímulos les ayudarán al posterior desarrollo evolutivo. El problema está en que a muchos de los niños con diferentes deficiencias, esos estímulos no les llegan, ocasionando un desarrollo madurativo más lento. Los niños con este tipo de problemas deberán ser estimulados continuamente a través de los órganos que no tienen afectados, e incluso potenciando la mínima habilidad de los que tenga afectados.

           A lo largo de esta exposición se van a tratar todos estos temas, comenzando con la adquisición y desarrollo del lenguaje, los diferentes trastornos en la comunicación, factores que pueden alterar la evolución normal del lenguaje –Trastornos del habla, Trastornos del lenguaje oral, Trastornos del lenguaje escrito;  líneas de intervención del profesor en el aula, que creemos de gran importancia. También analizaremos la prevención de los trastornos de la Comunicación, así como modelos psicológicos de intervención.  

Sobre la adquisición y desarrollo del lenguaje

              La evolución de la comunicación y el lenguaje en el niño pasa por muy grandes y diversas etapas, desde su nacimiento hasta el ingreso en la escuela, y se dan: desde una etapa prelingüística del primer lenguaje, otra de iniciación en el lenguaje, y otra de perfeccionamiento de ese lenguaje.

             

o       Etapas del desarrollo del lenguaje.

  -          De las 0 a las 8 semanas, sólo se producen sonidos reflejos: llantos, gritos, sonidos vegetativos.

  -          De 8 a las 20 semanas, gorgojeos y risas, se producen en respuesta a la sonrisa o a la voz de la madre en estado confortables.

                  -          Juego de vocales 16-30 semanas. Emite series más largas de sonidos, van apareciendo las primeras vocales o algunas consonantes.

                  -          Balbuceo 25 – 50 semanas, produce diferentes sílabas y las emplea cuando está solo en respuesta a la voz del adulto.

                  -          Balbuceo no duplicado y jerga expresiva. Empiezan a emitir las primeras palabras.

 

1ª Etapa prelingïstica, del gesto a la palabra.  Desde que el niño nace mantiene un constante diálogo con el mundo exterior, ya que es capaz de responder a una serie de estímulos que proviene del medio que le rodean. El niño a través del tacto, alargará los brazos para atraer hacia sí objetos para poder palparlos. Buscará a través del olfato el seno materno, porque sabe que ahí hay algo que le gusta. Succionará cualquier objeto que encuentre o que tenga forma de pezón materno. Seguirá con la mirada un objeto que se desplaza. Gesticulará ante el sabor ácido o amargo. Llorará ante un ruido extraño, etc. De todos los estímulos el rostro humano es lo más expresivo que tenemos para comunicarnos.           

En la evolución del niño hay que destacar dos aspectos: el gestual y el verbal. En los primeros meses de vida, ambos son manifestaciones de sus sentimientos y emociones. Tienen carácter afectivo e individual que atraen la atención del entorno, a la vez esa atención es percibida por el niño. Desde aquí su lenguaje le servirá de instrumento de comunicación con los demás; transmitiendo sus deseos, voluntades, rechazo, alegría, angustia, insatisfacción, dolor. etc.  Aquí aparecerán la intencionalidad y la reciprocidad, que constituye los dos prerrequisitos para el lenguaje. Cuando el niño se acerca al adulto espera la respuesta de éste.

  Durante el periodo sensoriomotriz, correspondiente a la etapa del prelenguaje, utiliza manifestaciones intencionales y voluntarias, con función de llamar la atención del otro, tales como miradas, sonrisas, gestos, lloros, etc.

  Aunque la sonrisa y el llanto son dos expresiones importantes, el balbuceo, las miradas y el arrullo son otras señales de “préstame atención”. Posee el niño otros recursos de interacción, como volver la cabeza, cuando escucha la voz de la madre, cerrar los ojos, o quedarse dormido plácidamente.  

Entre los 7 y 10 meses pide el objeto con el gesto, señala un objeto se lo dan, es decir se servirá del gesto para la comunicación. Lo utilizará con diferentes significados: llamar la atención sobre un objeto, también el niño cuando quiere conseguir algo y no obtiene lo que quiere manifiesta su protesta con gestos de lloro, pataletas, expresiones serias ante el rechazo del alimento, escupe, etc.

 El diálogo gestual pasa por tres fases:            

-         Cruce de miradas acompañadas de sonrisas y contactos con el adulto.

  -         Acciones imitadas de los adultos.

  -         Gestos acompañados de las primeras emisiones vocálicas: llantos, gritos, sonidos placenteros, balbuceos.

  La madre expectante ante los movimientos de su hijo se adelantará a su intencionalidad. Desde el principio, interpretará la intencionalidad de los gestos, de sus movimientos, acercándolo aquel objeto que le llama la atención, ofreciéndole el pecho cuando tiene hambre.

  En el segundo semestre de su vida posee un lenguaje gestual acorde a sus necesidades, será a lo largo de los dos semestres siguientes cuando el niño sustituirá la comunicación gestual por la comunicación verbal.

 

La producción de la primera palabra se considera como una etapa importante, ya que es cuando accede por primera vez al lenguaje. Aunque el desarrollo es lento, la madre principalmente ayuda al niño a distinguir que el lenguaje se organiza en frases, a comprender por el sentido de la entonación un significado concreto.

  En los inicios del lenguaje se pueden considerar varios aspectos:

   El desarrollo fonético  (Fergusos y Garnica (1975) lo resume en tres teorías: La imitación y el refuerzo social, las teorías estructuralistas y las teorías prosódicas

  a)      El niño llega a discriminar fonemas antes de producirlos.

b)     En niño no percibe los fonemas aislados, sino dentro de las sílabas o palabras. Va de la percepción en bloque a la sílaba y de aquí al fonema.

c)      La discriminación de los fonemas, está en los rasgos distintivos de ellos (nasalidad, labialidad, continuidad, sibilancia, etc.

-   El niño aprende los fonemas de mayor contraste (apertura máxima- mínima; oralidad-nasalidad; articulación labial-dental).

                    Los primeros fonemas que aprende son:

-         a – apertura máxima.  /b-p-m- apertura mínima.

-         P – pronunciación oral  / m es nasal

-         P - articulación labial   / t es dental

               Atendiendo a la secuencia en el aprendizaje de los fonemas en el niño:

                        -    Grupo inicial: p, b, m, t

-         Primer grupo de diferenciación:  l, n, ñ, d, j,  k, g.  

-         Segundo grupo de diferenciación: s, f, ch, ll.

-         Tercer grupo de diferenciación: z.

-         Cuarto grupo de diferenciación: r, rr.

 

d)                 El orden de aparición silábica es el siguiente:

                        -    Grupo inicial: sílabas directas (C-V)

-         Primer grupo de diferenciación: se añaden las sílabas inversas (V-C)

-         Y mixtas con n y m (C-V-C).

-         Tercer grupo de diferenciación: se añaden sílabas inversas y mixtas con s y sinfones con l (C-C-V).

-         Cuarto grupo de diferenciación: se añaden sílabas inversas y mixtas con l.

-         Quinto grupo de diferenciación: se añaden sinfones con r y combinaciones de tres consonantes.

e)       En esta percepción fonemática hay que considerar también los

diptongos. Existe un orden en su pronunciación por el niño. Primero aparecen los abiertos, después los cerrados.

f)        Tanto en la percepción como en la pronunciación de los fonemas                                     influyen otras variables como la mayor o menor frecuencia de su emisión por los adultos que rodean al niño, el refuerzo y la carga funcional de cada fonema (su utilidad para comprender el significado de la frase.

g)                 La tendencia a la simplificación de los fonemas como son: tendencia a suprimir alguna de las partes constitutivas de la palabra (caaa por cacao) o por otro mas fácil o por otro mas próximo (autobivil por automóvil) . También a invertir los movimientos articulatorios (saca por casa). 

  Desarrollo semántico:

  ¿Cómo establece el niño una correspondencia entre sonidos y significados? ¿Cómo aprende la referencia exacta de aquello que ha oído?. Una de las cuestiones clave en el campo de la adquisición del lenguaje en lo que respecta al léxico, consiste en saber qué es lo que el niño pequeño extrae del flujo del habla en el que se encuentra inmerso, a la vez que es interesante comprender cómo segmenta este flujo para poder obtener habilidades lingüísticas significativas.

            La organización semántica se realiza a través de una serie de adaptaciones en el niño y el mundo que le rodea, desde el punto de vista de las representaciones, el niño se va haciendo de este mundo y de la comunicación que establece con él.

              El niño atraviesa una serie de etapas a través de las cuales su percepción de la realidad se va transformando gracias a su desarrollo cognoscitivo, sus experiencias, los modelos transmitidos por el ambiente social, principalmente en el lenguaje. Así se establece la unión entre referente-significado y el significante, establecida por la convención social.

              El niño tiende a ampliar la palabra aprendida a los objetos que guardan una semejanza o una razón asociativa. Así utiliza la palabra “mamá” para referirse a todas las señoras, sin tener en cuenta la edad de éstas. Llama papá a cualquier objeto que le pertenece, cuando quiere ir con él a alguna parte. Cuando pronuncia “guau guau”, se está refiriendo a toda clase de animales que conoce.

                 Otro gran progreso en la evolución de las significaciones lo constituye el progreso en la articulación, en la medida en que va progresando en el dominio de la articulación va empleando mayor número de palabras.

              En su evolución lingüística el niño introduce extensiones y restricciones. Emplea los mismos vocablos que el adulto, pero les da distinto significado. El significado del niño y del adulto se solapan, coinciden parcialmente y puede representar do formas de generalización o sobreextensión, y restricción o infraextensión.  

             Según se va desarrollando el niño va atribuyendo los mismos nombres a las mismas realidades que el adulto, a través del aprendizaje que está adquiriendo, la categorización va madurando, ya que las bases para categorizar están en función de su experiencia social, cognitiva y lingüística.

Desarrollo Morfosintáctico.      

              La problemática surge cuando nos enfrentamos a la hora de dilucidar que se adquiere con la sintaxis, sería la de explicar como el niño extrae reglas y generalizaciones como concordancias de género número, combinación de morfemas, etc,, a partir del flujo lingüístico que recibe del medio.

  Los innatistas dicen que presuponen un conocimiento previo de las reglas, los conductistas, dicen que se adquiere a partir de una entrenamiento gradual, y los cognitivistas que presuponen que se produce un proceso parecido al de la formación de los conceptos.

  Las Pautas de evolución.         

            Las teorías clásicas afirman que las primeras palabras emitidas por el niño son sustantivos, agua, nene, etc .¿Tienen ya valor gramatical? .Los enunciados de un solo término pueden ser considerados como frase, de ahí la expresión de los vocablos-frase.  El sentido de estos enunciados que sólo conservan una palabra que interviene en la frase se deduce del contexto, es decir de las palabras que faltan. Bloom rechaza la posibilidad de tratar las palabras aisladas como equivalente de frases. Algunas de las combinaciones del niño no son más que el calco del enunciado del adulto, que él percibe y que produce, sin que sean verdaderas combinaciones. En ocasiones se trata de vocablos-frase yuxtapuestos cuyo conjunto no es una unidad gramatical.

 

Período holofrásico:locución de una palabra.

              Utiliza el niño palabras que indican o describen acciones, no expresadas a través de verbos, sino de sustantivos, adjetivos, no utiliza preposiciones, artículos. Son peticiones de algo. Atributos de los objetos o personas. El contexto social tiene mucha importancia a la hora de la emisión de cada palabra-frase. 

            Entre los 2 y 3 años el aumento del léxico progresa a un ritmo extraordinario, a los 12 meses conoce 3 palabras. A los 19 conoce 22 , a los 3 años 896, a los 4 años 1540. Se cree que el niño es capaz de reproducir la mitad de las palabras que comprende (Rondal, 1979).

  Etapa de las locuciones de dos o tres palabras.  Entre los 18 y 24 meses aparecen las primeras palabras, las expresan de manera telegráfica, mamá tonta, si el niño está contrariado, gradualmente se va añadiendo a la frase otra tercera palabra con significado, es decir, no funcional. De los 36 a los 48 meses llega a formar frases correctas de cuatro a seis palabras, utilizando adjetivos, adverbios, preposiciones y formas de verbo en futuro y en pasado. Por lo que respecta al orden de las palabras en la frase, el niño no lo aprende inmediatamente. Al principio el orden responde más a intereses afectivos que lógicos. Según se va adquiriendo el dominio de la lengua, el respeto del orden se impone y ya se convierte en costumbre.

              Cuando se da cuenta de la existencia de reglas o normas, tiende a aplicarlas a todos los casos, regulariza incluso las formas irregulares de los verbos (morido por muerto, rompido por roto) A este proceso se llama hipercorreción o hiperregularización.

              Una de las etapas más significativas en la evolución del lenguaje infantil es la llamada de dos emisiones de palabras: la clase de palabras eje(pívot) o cerradas, clasificables como preposiciones, pronombres, verbos auxiliares, artículos y las palabras abiertas (open), identificables como sustantivos, verbos y adjetivos.

                       Una de las funciones del lenguaje que señala el valor del mismo, es la función argumentativa, consistente en elaborar conjeturas, exponer razones y producir argumentos más o menos válidos. El niño se da cuenta de que a través de la argumentación comunicativa puede conseguir éxitos, que en los juegos los interlocutores compartan su punto de vista, también esto implica aceptar que los otros pueden tener puntos de vista distintos al suyo y actuar en consecuencia.

            Desarrollo del lenguaje en la infancia preescolar

              La edad de los cuatro a los seis años es muy significativa para el niño y muy importante en el desarrollo del lenguaje, puesto que coincide con la edad preescolar. El niño de esta edad es un gran charlatán. Le gusta el lenguaje y juega con él. Pregunta todo. Inventa historias. Repite las frases más raras. El lenguaje a esta edad es ya comunicación y al mismo tiempo el mejor juego. Capta las connotaciones positivas o peyorativas de las palabras y el poder que tienen sobre la conducta de los demás. Entiende todo y responde a otras personas siendo capaz de expresar y comunicar sus deseos, sentimientos, necesidades, experiencias, etc.

                         A los seis o siete años hablará de forma similar a como lo hacen los adultos, si en la etapa anterior ha sido capaz de comprender la estructura del lenguaje. Durante este tiempo ha ido superando las faltas que cometía al principio, por la necesidad de ser entendido y por poder comunicarse con los demás a la vez que por la estimulación que los demás le han proporcionado al comunicarse con él.

              La escuela es el lugar de interacción entre dos personas niño y adulto, así como el medio insustituible para socializar al niño y para alcanzar un buen aprendizaje del lenguaje. Pero no puede imitar ni sustituir el papel del entorno familiar. Si este falla, no es el aula ni el maestro quienes van a poder suplirlo. Por lo tanto, no se podrá comparar la función de la escuela con la de la familia, son complementarias y tampoco suplir con la escuela la carencia familiar.

               Desarrollo de la fonética

             El niño de cuatro a seis años reconoce e interpreta todos los fonemas de su lengua materna. Puede presentar dificultades sobre todo en combinaciones de dos consonantes (tigre, madrastra), en palabras largas (helicóptero), o en términos menos frecuentes. Los fonemas r/rr , suelen ofrecer dificultad, los niños los sustituyen por otros perro por “pero”, armario “almario”.  Este tipo de dificultades obedece a la no reflexión sobre la lengua y a una comodidad que no obstaculiza la comunicación; no respondiendo a una deficiencia, ya que una vez que se les explica la diferencia de sonido y se les pide que lo hagan bien, lo suelen hacer con éxito.

                          A través de la enseñanza del análisis fonético de las palabras al final de la educación infantil, el niño puede realizar el análisis fonético completo de la palabra. Este análisis ayuda al niño a orientarse en la composición fonética así como a dominar mejor la lectura y escritura.

              A veces puede hablar entre dientes por mimo o por vergüenza. Si el niño está acostumbrado a que se le entienda, no se esforzará en modular su voz articulando con claridad. Pero este hecho no implica que tenga dificultades articulatorias o desconocimiento de los fonemas.

 

Desarrollo de la semántica

              El niño va enriqueciendo su vocabulario, aprendiendo muchas palabras por interés o por novedad y por la sonoridad de los vocablos. La afectividad, admiración o afectos de sus padres, hermanos mayores le lleva a imitar sus palabras. Su medio familiar ejerce una gran influencia; la emoción hacia determinados objetos o situaciones hace que el niño domine el mundo que le rodea según sus necesidades e intereses.  

                       Una característica del léxico de esta edad es la creación o invención de las palabras. Las inventa, hace juegos con el sentido de las palabras. Le gusta hacer rimas maleta-paleta-, pero no se interesa el significado.

              Pasado el cuarto año de vida, el niño intenta empezar a comprender el significado de las palabras. Compara unas que le suenan de modo parecido.

              En esta edad los juegos de palabras (trabalenguas, rimas, inventar palabras), forman parte de una actividad lúdica, a la vez que son un estímulo para la adquisición de léxico, independientemente de su significación, que incluso ni entiende.

              Las canciones y los juegos basados en el ritmo y en el acompañamiento le permiten una mayor complejidad en la imitación de las secuencias fónicas. Las recitaciones y canciones le sirven de gimnasia modular, es decir, de preparación de los órganos productores.

              No hay que olvidar la labor docente, el cuidado por la ampliación y el refuerzo de las habilidades articulatorias.

              Es hacia los cinco años cuando tendrá casi unas habilidades plenas. Es el momento de una observación más completa de las posibles alteraciones evolutivas y la atención individual de los trastornos, en caso de que los hubiera.

              La falta de vida social del niño antes de los cinco años facilita el egocentrismo infantil. A partir de esta edad se forman los primeros grupos de dos a tres niños.

              Durante bastante tiempo el niño se apoya en el proceso de comunicación, no en la composición léxica del lenguaje. Para escribir correctamente, el niño tiene que conocer la composición léxica del lenguaje.

              Cuando el niño empieza a leer, comienza también a comprender la composición lexical del lenguaje. Los niños aprenden a destacar las partes de la oración.

  Desarrollo morfosintáctico 

                   La situación de antes y después de los cuatro años puede describirse de la siguiente forma:

  Antes de los cuatro años, el proceso se puede sintetizar en:

-         Fase de la oración reducida a una sola palabra. Aproximadamente entre 9 y 12 o 15 meses.

-         Fase de la oración primordial con predominio de nombres y ausencia de determinantes, preposiciones, conjunciones y verbos auxiliares hasta 22 meses.

-         Oraciones de cuatro a cinco palabras con las mismas características de la anterior, pero atenuadas. Escaso dominio de la reflexión y presencia de algunas oraciones subordinadas.

 

Desde los cuatro años las oraciones  presentan normalmente:

-         Un sintagma nominal sujeto y un sintagma verbal predicado.

-         Los pronombres apareen precedidos de determinantes cuando lo necesita.

-         Los verbos vienen complementados por toda la gama de complementos.

 

Desarrollo funcional

  Jakobson atribuye una función a cada uno de los factores de la comunicación. Las funciones son seis, distribuidas en fundamentales y secundarias.

  Funciones fundamentales

              * Emotiva o expresiva.  Se centra en el emisor o sujeto que habla, que intenta expresar sus sentimientos o necesidades.

            * Referencial o cognitiva: Es la capacidad de dominar o aprehender la realidad (conocimiento).

            * Conativa: Es la acción sobre el otro. Es la comunicación que se ejerce sobre el receptor, el locutor trata de actuar sobre su interlocutor.

  Funciones secundarias

            *  Fática: Lo que sirve para mantener la comunicación.  Consiste en establecer o mantener un canal de comunicación independientemente de todo contenido significativo.

          * Poética y lúdica (artística): El uso gratuito del lenguaje, independientemente de toda función.

          * Metalingüística: Reflexiona sobre la misma lengua, usa el lenguaje para explicar y analizar el mismo lenguaje.

              La comunicación es una de las funciones principales del lenguaje en la edad infantil. El niño utiliza el lenguaje ya desde la edad temprana sólo para comunicarse con sus familiares o gente conocida. Sería el lenguaje situacional. Este puede adquirir varias formas; utiliza mucho el, ella, ellos y se hace imposible saber a qué nombres corresponde. En esta etapa, importante en la evolución del lenguaje, en la narración situacional va intercalando explicaciones orientadas hacia el interlocutor.

              Cuando el niño amplía sus contactos y crecen sus intereses cognoscitivos, asimila el lenguaje contextual, segunda dimensión de la comunicación, describe la situación con los detalles suficientes para que ésta se comprenda sin verla. 

            Otro tipo de lenguaje es el explicativo, tercera dimensión de la comunicación. El niño tiene necesidad de explicar el contenido de un juego, el funcionamiento de un juguete, etc. Este lenguaje desarrolla social e intelectualmente al niño. A veces en lugar del lenguaje explicativo se utiliza el lenguaje situacional para introducir a un amigo en un juego.

                          El desarrollo del lenguaje juega un papel importante en el desarrollo intelectual y cognitivo del niño. Dice Vygotsky que cuando el niño aprende a usar palabras, desarrolla conceptos, es decir, ideas acerca de las cosas de su entorno. En la medida que el niño oiga y use palabras, le proporcionaremos la oportunidad de utilizarlas, le estamos ayudando a observar cierto orden en las experiencias que está recibiendo.

            El uso del lenguaje ayuda al niño a clasificar los objetos, acciones y sus experiencias. Cuando el niño intenta utilizar las palabras y comete errores está atrayendo la atención de los demás hacia él.

             

Alumnos con trastornos de la comunicación

  Al comienzo, las deficiencias se centraban únicamente en los trastornos del habla (articulación, voz, fuidez) y trastornos auditivos. El trastorno que más se trataba en el sistema público era el de articulación o motricidad buco-lingual (producción del sonido del habla). Hace una década que recientes investigaciones sobre el desarrollo del lenguaje en el niño reconocen el rol del lenguaje y el procesamiento simbólico en los trastornos de la comunicación como son: trastornos del lenguaje, variaciones culturales en la adquisición del lenguaje y déficits específicos de aprendizaje.

  El habla es la representación verbal del lenguaje, como la escritura lo es de la representación gráfica.

 

 

PRINCIPALES TRASTORNOS EN LA COMUNICACIÓN

EL HABLA Y EL LENGUALE.

 

Problemas Comunicativos                

Problemas de habla

Problemas de lenguaje

Trastornos graves:

Autismo, psicosis

Mutismo selectivo

Disfemias

     Dislasias

     Disglosias

     Retraso del habla

     Disfemias

        Afasias

        Disfasias.

 

 

 

            Los trastornos del habla comprenden la producción defectuosa de sonidos y del sistema de sonidos en sí mismo. Los trastornos en esta área son de tres tipos: voz, problemas de articulación (dislalia), más frecuente en el sexo masculino, y fluidez (disfemia), todos ellos implican mecanismos en la producción del habla (movimientos de los músculos involuntarios que no se controlan cuando se habla.

 

TRASTORNOS DEL HABLA

           Disfonía: trastorno o alteración de la emisión vocal, en cualquiera de sus cualidades -intensidad, tono, timbre- debido a una causa orgánica o funcional.

              Los tres elementos que intervienen en la producción de la voz son la caja torácica y pulmones, los repliegues vocales y las cajas de resonancia y órganos de articulación. La coordinación de tales elementos dará como resultado una correcta emisión vocal  

         No hay que confundir una disfonía de una afonía, ya que ésta última es la privación del uso de la voz, la pérdida total, aunque temporal, de la voz.

              Mediante un estudio foniátrico exhaustivo y preciso se obtendrá el diagnóstico etiológico:

            a)Historia clínica: motivo de la consulta, profesión tiempo que dura el problema, antecedentes patológicos familiares y personales, hábitos personales...

            b)Exploración orgánica de los pulmones, laringe, faringe, cajas de resonancia.

            c)Exploración funcional neumofonatoria.

            d)Exploración funcional de la laringe.

            e)Otras exploraciones complementarias para el análisis de la voz, como por ejemplo, la grabación de la voz en una cinta magnetofónica, la sonografía(análisis espectral del sonido) y el fonetograma.

            CLASIFICACIÓN DE LAS DISFONÍAS

  1.      Patogenia o alteraciones endocrinológicas que influyen en la voz:

a)      Hormonas sexuales.

b)      Hormona tiroidea.

c)Hormona corticosuprarrenal.

                  d)Hormonas hipotalámicas.

                  e)Hormona paratiroidea.

                  f)Hormona pancreática.

           

2.      Disfonías orgánicas debidas a alteraciones morfológicas de los órganos de la laringe:

a)malformaciones laríngeas congénitas.

                        b)inflamaciones.

                        c)traumatismos laríngeos.

            Estos tipos de disfonías orgánicas son ocasionados por:

-         Formaciones y lesiones de los pliegues vocales, como pólipos, nódulos, papilomatosis, queratosis, leucoplasia, degeneración polipoidea, etc.

-         Anomalías estructurales, como hendidura o cierre velofaríngeo insuficiente, que crea nasalidad, y pliegues vocales arqueados.

-         Deficiencias neurológicas directas o indirectas, como parálisis de los pliegues vocales, enfermedad de Parkinson, voz postcoronaria, esclerosis múltiple y esclerosis lateral armiotrófica.

-         Escisión parcial o completa de la laringe, como cordectonía parcial o completa, hermilaringectomía y laringectomía.

  3.      Disfonías funcionales:

a)      Hipercinéticas.

b)      Hipocinéticas.

   

TRATAMIENTO DE LAS DISFONÍAS

              TRATAMIENTO DE LAS DISFONÍAS ENDOCRINOLÓGICAS

              El tratamiento de estas disfonías no debe dirigirse a los órganos de fonación sino más bien a la patología que los produce, y que es la específica para cada enfermedad.

              TRATAMIENTO DE LAS DISFONÍAS ORGÁNICAS

              - Las malformaciones laríngeas congénitas  en su mayoría se manifiestan desde el momento en que se produce el primer sonido, siendo algunas incompatibles con la vida. En cambio, otras pueden pasar inadvertidas y no manifestarse hasta que la persona requiera una mayor exigencia vocal debido a su profesión.

              Su tratamiento es siempre quirúrgico y debe acompañarse de una terapia rehabilitadora pre y posquirúrgica.

              - En las disfonías orgánicas inflamatorias el tratamiento de la laringitis o de la artritis crónica o cricoarritenoidea será específico para cada uno de los casos y tiene la responsabilidad el médico foniatra. Lo que se intenta es la normalización morfológica de los repliegues vocales y su buen funcionamiento. Su tratamiento se tratará con la medicación específica para cada uno de los casos, acompañada de reposo vocal absoluto.

              - Los traumatismos laríngeos son producidos por heridas, contusiones, quemaduras por inhalación o ingestión, los efectos de la radioterapia, el granuloma postanestésico, las parálisis como consecuencia de las estrumectomías, las consecuencias de las laringectomías parciales, y las que son provocadas por maniobras quirúrgicas mal efectuadas.

              El tratamiento será quirúrgico y reeducador, siempre con la finalidad de devolver o mejorar su morfología y funcionalidad.

 

TRATAMIENTO DE LAS DISFONÍAS HIPER E HIPOCINÉTICAS

              Dentro de las disfonías hipercinéticas se puede englobar:

                         -         Monocorditis vasomotora.

-         Voz de bandas ventriculares.

-         Úlcera de contacto.

-         Hemorragia submucosa del repliegue vocal, latigazo laríngeo.

-         Eversión del ventrículo o laringocele.

-         Disfonía hipercinética sin lesión laríngea.

 

En las disfonías hipocinéticas pueden aparecer los siguientes casos:

-         Nódulo vocal.

-         Pólipo vocal.

-         Edesma de Reinque o poliposis vocal.

-         Fonastenia.

  Generalmente, en las disfonías hipercinéticas la alteración orgánica es secundaria a un sobreesfuerzo vocal, en cambio en las disfonías hipocinéticas la alteración orgánica puede ser primaria o secundaria, es decir, puede ser la causa o la consecuencia del mal funcionamiento.

 En los dos tipos de disfonías el tratamiento debe ser rehabilitador, aunque según la gravedad del caso puede solucionarse con una operación quirúrgica o con la medicación.

                El tratamiento rehabilitador de la voz, o también llamado reeducación vocal quiere lograr los siguientes objetivos:

              -         Desbloquear y educar la respiración, ampliando y controlando dicha respiración y haciéndola eficaz para la fonación.

-         Aumentar la elasticidad y el fortalecimiento, así como el correcto funcionamiento de los repliegues vocales.

-         Aumentar la abertura, la agilidad y la elasticidad de los órganos de la articulación y las cavidades de resonancia con el fin de aumentar o ampliar el sonido y mejorar la comprensión del mensaje.                       

 

DISLALIAS

  1.     Concepto.

  Es el trastorno en la articulación de los fonemas, que puede ser por la ausencia o alteración de algunos sonidos concretos o por la sustitución de éstos por otros de forma improcedente.

  Esta incapacidad para pronunciar correctamente ciertos fonemas o grupos de fonemas, puede afectar a cualquier consonante o vocal, pero puede ser un mayor problema en ciertos sonidos; como por ejemplo, los que requieren de una mayor agilidad y precisión de los movimientos en la pronunciación, como aparece en /r/; otros sonidos en los se hace difícil la articulación por no ser visible el punto de aplicación del fonema, esto sucede en /k/, y también se encuentran otros sonidos en los que hay una mayor tendencia a deformar las posiciones articulatorias de la lengua, como es el caso de /s/.  

La dislalia es uno de los trastornos del lenguaje que con mayor frecuencia se presenta, pero tienen un pronóstico favorable, ya que si no se somete a un tratamiento precoz adecuado, puede traer consecuencias negativas en la personalidad, adaptación social y en el rendimiento escolar del niño.

              2.Sintomatología

  La sintomatología del sujeto dislálico se clasifica en dos apartados: los síntomas que hacen referencia a la articulación del lenguaje y los que aparecen en el desarrollo de la personalidad.

              Existen tres tipos de errores que aparecen en los problemas de la articulación: sustitución, distorsión y omisión.

                          La sustitución consiste emitir un sonido, reemplazándolo por otro. Por ejemplo, cuando un niño se siente incapaz de pronunciar correctamente y en su lugar emite otra articulación que le resulta más fácil y asequible. También puede darse este tipo de error cuando el sujeto tiene dificultad en la percepción o discriminación auditiva.  

                        La distorsión se produce al aproximar más o menos la articulación de un sonido de forma incorrecta o deformada. Las distorsiones suelen ser muy personales, ya que cada sujeto tiene una forma distinta de distorsionar el sonido. Generalmente es debido a una imperfecta posición de los órganos de articulación o a la forma improcedente de salida del aire fonador.

                          La distorsión, junto con la sustitución, son los errores que con mayor frecuencia se presentan en la sintomatología de la dislalia.  

                        La omisión consiste en omitir el fonema que no sabe pronunciar, afectando en unas ocasiones sólo a la consonante (diciendo «ápiz» por «lápiz» o «cao» por «carro», y otras omitiendo la sílaba completa que contiene dicha consonante, dando lugar por ejemplo, «cacol» por «caracol» o «mino» por «camino».

                        En los sinfones o grupos silábicos en los que hay que articular dos consonantes seguidas, como «tra», «bra», «pra», etc. es muy frecuente la omisión de la consonante medial cuando existe dificultad para la articulación.             

            Otro síntoma que suele darse sobre la personalidad del sujeto hace referencia a la disminución del rendimiento escolar con relación a sus posibilidades.

               

           DISARTRIAS  

            1. Concepto.

              Dificultad o trastorno de la articulación de naturaleza motriz, como consecuencia de lesiones del sistema nervioso, las cuales provocan trastornos del tono y del movimiento de los músculos fonatorios, que gobiernan los músculos de los órganos de la fonación y la articulación.

    1.     Sintomatología.

              Se presenta muy variada y constituye el cuadro clínico que presenta el enfermo.

              La sintomatología en la articulación comete toda serie de deformaciones en su expresión hablada, con palabras borrosas, farfulleos, sonidos inexactos que en ocasiones pueden llegar a hacer su lenguaje casi ininteligible, especialmente para las personas que no son cercanas a él y no están acostumbradas a oírle.

              Los movimientos de la articulación se requiere que sean precisos, finos, sincrónicos y rápidos; y la lengua y los labios del sujeto afectado de disartria, no reúnen estas condiciones. A veces estos órganos se pueden mover para realizar otras funciones, pero no para hablar, causado por una falta de coordinación.

              El ritmo de la palabra también suele estar alterado, haciéndose demasiado rápido o lento.

              Con frecuencia acompañan a la disartria trastornos respiratorios, con contracciones y espasmos que interrumpen el acto de respiración, entorpeciendo la emisión de la voz, al no sincronizarse la respiración con la palabra. Por ejemplo, el decaimiento rápido de la voz, después del inicio de la frase hasta llegar a no hacerse audible. Ésta es una de las alteraciones provocadas por problemas respiratorios.

              En todos los sujetos disártricos el tono muscular aparece alterado, en mayor o menor medida, presentando una hipertonía (aumento exagerado del tono muscular) que puede ser espástica o rígida, y una hipotonía que supone una anormal disminución del tono muscular, dándose de forma permanente, ya que si afecta a los órganos fono-articulatorios dificultan la expresión del lenguaje.

            Otra alteración del tono muscular son las distonías, que suponen un aumento del tono, no continuo o mantenido de un grupo cualquiera de músculos, que alteran la articulación de la palabra cuando la zona afectada es la buco-facial.

              Otro de los síntomas que acompañan a la disartria es la torpeza motriz generalizada, con alteraciones del movimiento o detención de la madurez psicomotriz, dándose a veces movimientos involuntarios que no pueden ser controlados por el sujeto.

              De estos movimientos anormales los más generalizados son los movimientos coreicos y los atetósicos. Los coreicos son bruscos, breves, irregulares y desordenados, súbitos y sin ritmo. Afectan a los miembros y a la cara, a los labios y a la lengua. Pero los movimientos atetósicos son más lentos y repetitivos que los anteriores.

            Puede darse una disminución de la fuerza muscular voluntaria para la realización de cualquier tipo de movimientos, hasta llegar incluso, a la parálisis o pérdida total de dicha fuerza.

              Otra característica que presentan los movimientos de los disártricos es la ataxia o falta de coordinación en el trabajo que deben realizar, ya que al faltar esta coordinación el movimiento resultante está desorganizado, con oscilaciones y sacudidas, y sin alcanzar el objetivo propuesto.

              En ocasiones pueden aparecer fallos en los movimientos de la deglución espontánea de la saliva, provocando el babeo frecuente del niño.

                      

  DISFEMIA

1.     Concepto

  La disfemia, más conocida con el nombre de tartamudez, es un síndrome caracterizado por la afectación del ritmo de la palabra de la actividad verbal, acompañándose de angustia.

  Afecta mas a hombres que a mujeres. Los datos estadísticos indican una afectación muchisimo más grande en hombres que en mujeres. Pudiendo estar la causa de este fenómeno en el mayor desarrollo lingüístico de las niñas.

2. Clasificación

            Tipos de disfemia:

A)    Disfemia tónica. Es aquella que impide la salida de la palabra, en su inicio.

B)    Disfemia clórica. Es aquella en la que se produce un titubeo en la palabra (es la más conocida).

C)    Disfemia tónico-clónica. Formada por la unión de las dos

3. Sintomatología

              En principio, el individuo a partir de las percepciones del medio, intenta comunicar, pudiendo parecer un primer síntoma. Es el caso de aquellos individuos que comienzan a tener problemas a la hora de intentar de comunicar, por tener algún tipo de fallo en lo que llamamos ideación. 

            Pero, además el sujeto tiene que seleccionar las informaciones que va a comunicar, según sea su intención comunicativa.            

             

 TRASTORNOS DEL LENGUAJE ORAL

  AFASIA

1.     Concepto

Equivale a la pérdida de la palabra o habla, consecuencia de un desorden cerebral.

      Las afasias, porque son múltiples, son trastornos del lenguaje, que como forma de su peculiar función simbólica, pueden interesar los planos de la comprensión (recepción o decodificación) y de la expresión (emisión y decodificación) verbales y/o su representación gráfica respectiva, en la lectura y escritura.

  La función simbólica en general se adquiere, según Piaget, entre los 18 y los 24 meses de edad, y engendra dos tipos de instrumentos:

                Los símbolos, que son motivados, en el sentido de que presentan alguna semejanza los significantes con lo significado, aunque éste desborde siempre a aquél. Así el amor, como significado, desborda al “fuego” como signo significante de él.

               Los signos, que son siempre arbitrarios o convencionales, porque la relación entre significante y significado es fruto de un convenio social.

  Por ello, el lenguaje es una función simbólica basada fundamentalmente en signos fonológicos o escritos, que, sucesiva complejidad, se elevan a diversos planos lingüísticos, formando un sistema organizado de signos.

  Designar se aparta un poco de la comunicación social y supone una función intelectual que permite al individuo controlar el mundo que le rodea. Es lo que hace el niño cuando va poniendo nombre a las cosas: ordena su experiencia y va estableciendo una jerarquía dentro de ella.

  La designación es la función que permite verbalizar los principios abstractos y entenderlos mejor. Este comienzo de relación entre pensamiento y lenguaje determina que pronto aquél se verbalice y resulte difícil aislar uno de otro.  

Debemos tener muy presente que, tanto con las afasias como con las disfasias infantiles (con lenguaje previo y perdido en las afasias, o sin lenguaje previo y con profundo retraso en todo caso en las disfasias), el niño nunca es un hombre en pequeño y su comportamiento lingüístico nunca puede homologarse ni en su patología ni en su recuperación con el del adulto.

 

TRASTORNOS DEL LENGUAJE LECTO-ESCRITOR

  DISLEXIA

  1.Concepto

              Síndrome que consiste en una dificultad para distinguir y memorizar letras o grupos de letras, en una falta de orden y ritmo en su colocación y mala estructuración de frases, todo lo cual se manifiesta en la lectura, en la escritura y en la ortografía.

              Hay que distinguir, entre una dislexia evolutiva o especifica en la que los trastornos en la lecto-escritura se dan en sujetos con un nivel mental normal y, por consiguiente, una vez superados dichos trastornos, se pueden integrar escolarmente y una dislexia madurativa en la que estas dificultades se asocian a un déficit intelectual. En este último caso el niño se ve mas condicionado por sus alteraciones perceptivas, pero esencialmente por su deficiencia mental.

 

2.Sintomatología

                        2.1 Mala lateralización

                        Los niños disléxicos que presentan alguna alteración en la evolución de su lateralidad suelen llevar asociados trastornos perceptivos, viso-espaciales y del lenguaje, que vienen a constituir el eje de la problemática del disléxico.

                          En este sentido, los niños que no tienen un predominio lateral definido conforman la estadística más numerosa, y suelen ser los que más dificultades presentan, junto con los zurdos, especialmente en la escritura, y los zurdos contrariados que al verse precisados a usar un lado no dominante presentan incoordinación motriz.  

            2.2 Alteraciones de la psicomotricidad

                                             Los niños disléxicos las presentan unidas o no a una problemática de la laretalidad. Se aprecia: inmadurez psicomotriz, torpeza parcial manual o generalizada; tono muscular escaso o excesivo; falta de ritmo, no solo en sus movimientos sino también en su respiración sincrónica y en su lenguaje; dificultad para mantener el equilibrio estático y dinámico; conocimiento deficiente del esquema corporal, que les dificulta la estructuración espacial del propio cuerpo y, en consecuencia, el establecimiento de los puntos de referencia a partir de las cuales localizar los objetos.

              2.3 Trastornos perceptivos

                          La posición de los objetos en el espacio es relativa dependiendo de la ubicación de la persona; de ahí las alteraciones perceptivo espacio-temporales en los disléxicos por el desconocimiento de su esquema corporal. El niño que no distinga bien arriba-abajo tendrá dificultad en diferenciar las letras como u y la n, la b y la p, etc.; el que no conozca derecha-izquierda la tendrá en reconocer letras con forma simétrica como d y b, p y q, etc. Se pueden producir también confusiones mixtas como b y q, d y p, que unen ambos tipos de desorientación.

                          Con respecto a la distinción delante-detrás, su alteración se manifestará más bien en un cambio de las letras dentro de las sílabas, como por ejemplo: le por el, se por es.

                          Hay que significar también los relativos a la percepción auditiva y visual. No existe una pérdida de audición o visión, pero sin embargo los sonidos no se discriminan con suficiente precisión y se confunden unos con otros. El fenómeno es semejante con respecto a la percepción visual, ya que con frecuencia confunde colores, formas y tamaños.

            2.4 Alteraciones del lenguaje

                          Es frecuente que los niños disléxicos sufran en esta esfera retraso madurativo, dislalias, bajo nivel de vocabulario, lenguaje disintónico, con formas indebidas, inversiones orales (por ejemplo, dice amalopa por amapola), dificultad para aprender vocablos nuevos, más significativamente si se refieren a conceptos opuestos (abrir-cerrar), y empleo incorrecto de formas temporales verbales.

                          Los trastornos señalados pueden manifestarse todos ellos con carácter general, pero es frecuente que prevalezca el dominio de alguno/os de ellos. Esto vendría a permitir la distinción entre:

                              ¨Dislexia con alteraciones fundamentalmente viso-especiales y motrices, cuyas características serían: escritura en espejo, confusiones e inversiones al escribir, torpeza motriz, disgrafías.

                              ¨Dislexia con alteraciones fundamentalmente verbales y de ritmo, que vendría caracterizada por trastornos del lenguaje, dislalias, inversiones, pobreza de expresión, poca fluidez verbal, comprensión baja de las reglas sintáctica, dificultad para redactar, etc.

                          El niño disléxico tiene dificultad para identificar, memorizar y reproducir letras, sílabas, números, etc., de modo más concreto aquellas que tienen formas semejantes como b – d, p – q, d – g, g –p, u – n.. , que se diferencian por su posición espacial respecto a un eje de simetría. Así, el niño disléxico leerá lidros por libros, bato por gato. Esta composición recibe el nombre de inversión estática. También se producen inversiones dinámicas, consistentes en alteraciones en el orden de letras o de las sílabas dentro de las palabras. Por ejemplo, se lee Mardid por Madrid, estupala por espátula. Además de estas inversiones, que constituyen el rasgo más especifico y llamativo de la dislexia, se dan otros errores, como omisiones, reiteraciones y contaminaciones de letras. En un plano general se aprecia una lectura lenta, mecánica, arrítmica sin marcar los signos de puntuaciones, con respiración sincrónica, saltos de línea o repetición de la misma.

                          En el área escolar aparecen igualmente estas dificultades en la escritura, como disgrafias, escritura en espejo y disortografias.

   

AGRAFÍAS

  Trastorno de la expresión escrita, Agrafías. Es un trastorno caracterizado por la desorganización de las capacidades para la expresión escrita. Pueden depender, fundamentalmente de dos perturbaciones fundamentales a nivel cerebral:

  -   Una desorganización de la formulación lingüística, que repercute de manera directa sobre el lenguaje escrito, este es el caso de la agrafia afásica.

 -  De un trastorno de los mecanismos superiores del movimiento, el gesto, la construcción visuoespacial, es el caso de la agrafía de origen apráxico. Cuando la agrafía es de orden apráxico, el trastorno se origina en la afectación de los sistemas que intervienen en la elaboración escrita.  

 También puede observarse una pérdida de la disposición espacial y de las relaciones recíprocas de las líneas, letras y palabras.

              El enfermo afásico escribe poco y mal, en cambio el esquizofrénico puede mostrar una graforrea.

              Las  ALEXIAS Trastornos de la comprensión del lenguaje escrito. Pueden diferenciarse dos órdenes de trastornos aléxicos: la alexia agnósica, y la alexia afásica.

 

La alexia agnóstica se caracteriza por una disolución de las actividades perceptivo-visuales, y debe encuadrarse dentro de las agnosias visuales. Presenta el paciente una perturbación importante el reconocimiento de palabras y frases, mientras que la identificación de las letras aisladas aparece más conservada. Las de morfología simple son mejor identificada que aquellas en morfología compleja. Se confunden letras de morfología próxima (P-R, D-O), o con una relación de simetría (d-b. p-q). En este tipo de alexia, la escritura espontánea y el dictado puede ser realizada con facilidad aunque no sea del todo correcta.

  Alexia Afásica. Es un trastorno de la expresión escrita. Se altera la comprensión de letras, sílabas, palabras y frases. No obstante, es más importante el trastorno de la identificación de letras que el de palabras. Así, la lectura, cuando es posible, es una lectura global. El paciente puede ser incapaz de deletrear la palabra que acaba de leer correctamente de manera global.

              Muchas veces la verbalización de una palabra leída es difícil: el paciente duda, vacila, y puede emitir la palabra deformada, o sustituirla por otra con relación conceptual con la palabra correcta. A pesar de estas dificultades para la verbalización, el paciente puede comprender bien el sentido de la palabra o frase, observándose así una disociación entre la comprensión y la verbalización del lenguaje escrito.